Sobre esta mi traducción, comentarios y análisis

SOBRE MI TRADUCCIóN

Mi traducción se ha ayudado de otras muchas. Traducir es consultar el trabajo ya realizado, y saber entender la paciencia. Entre estos los trabajos de Burton, A.C. Graham, Max Perlerberg,  y de otras grandes traducciones en lengua china han sido invaluables. La versión de Burton cuando he trabajado en el Xunzi me ha resultado de gran ayuda. Y la recomiendo. Es una revisión cuidadosa de ciertas traducciones en lengua japonesa y en inglés. Sus trabajos son valiosos en dos sentidos.

  • en primer lugar, porque anota errores de copia fundamentales, ausentes, por ejemplo, en las traducciones chinas que he consultado. Y porque dilucida significaciones ocultas que nosotros no habíamos visto;
  • y, en segundo lugar, porque el Estilo de su texto es libre: Burton varía el texto, pero sigue su sentido original, moderniza, pero mantiene un clima resuelto y veraz, no arcaíza verbalmente (nuestra traducción sí lo hace) pero permite leer de forma china.

Además, reelabora el texto desde su lengua materna, el inglés, evitando el extrañamiento. Nos parece que su traducción no inventa otra cosa diferente del texto: todo lo contrario, es traslucida, utilizando el término de Erza Pound.

Mi intención fundamental es transmitir al lector una serie de características existentes en el chino clásico. Espero un lector ideal, dedicado, atento. Es así quehe querido enseñarle a leer chino o al menos permitirle experimentar, o tal vez imaginar, su modo de hacer discurso:

  1. He seguido lo más fielmente que hemos podido la estructura gramatical, y la rigidez de la composición. La fidelidad al armazón y al esqueleto del pensamiento, al texto sintáctico, ha sido para nosotros constante. Hemos intentado no recurrir a giros gramaticales más familiares a nuestras lenguas indoeuropeas. Es así que el texto intenta no contener los recursos y las licencias de estilo que algunas teorías de la traducción sostienen son necesarias. Las inversiones o los dislocamientos, los montajes y los reordenamientos que hemos usado intentan estar inyectados del código del chino clásico. Por ejemplo, quieren transmitir el ritmo deductivo, la brevedad típica de las sentencias de 4 a 8 caracteres (las más largas son de 16?), o las relaciones entre proposiciones de PARATAXIS y no de sintaxis, que ya explicamos anteriormente.
  2. Mi traducción puede ser acusada de extraña. Quiero subrayar un hecho fundamental: no he querido crear extrañamiento sino marcar los cortes lógicos y la repetitividad que se encuentra presente en el original. No he querido dinamizar el texto, sino ilustrar la resistencia de lo Otro a ser traducido, para acentuar así que no hay verdaderamente lengua materna definitiva. Aun siendo el chino clásico una lengua muerta, su frontera con cualquier otra lengua viva sí está viva: el extrañamiento es la sensación, tolera que la lectura comprenda la diferencia.
  3. En chino clásico la negación es algo difícil de traducir. A mi ver, la esencia del texto GongSunlong descansa muchas veces en saber cómo traducir sus componentes negativos. Y, lo que es más, en saber cómo dejar leerlos. He evidenciado las negaciones, para que no pasen por alto, para que las ecuaciones deductivas que se puedan realizar sobre el texto puedan pensarse teniendo un contacto directo con la descripción formal presente en el original.
  4. En su aspecto técnico los textos están puntuados de acuerdo con la notación tradicionalmente aceptada. Sabiendo que no hay puntuación definitiva en Chino Clásico finalmente nos decidimos a numerar cada sentencia, así como a dividir en secciones el texto. Por varias razones:
    1. para que sea fácilmente localizable y citable,
    2. para que pueda ser contrastable con las versiones chinas que hemos consultado por aquellos eruditos, traductores o estudiosos que lo deseen,
    3. porque marca las Separaciones y así el carácter descendente de la escritura china (me remito a lo que ya apuntamos el apartado La Tradición comentarista en China: el problema de la separación).
    4. También, hemos considerado las ventajas y desventajas de dividir el texto en secciones. Seccionar el texto, pensamos, podía originar una reexpresión engañosa, un simulacro del original. Ciertamente, dividir en secciones un texto puede equivaler a puntuarlo. La lectura descansa en el Orden. Y el orden en las fronteras de la puntuación. Seccionar un texto es una trampa psicológica. Temimos desarraigar la autonomía orgánica plena en el texto fuente. Y más aún, estratificar en categorías narrativas constelaciones conceptuales no formuladas. Tras consultar otras ediciones consideramos que cierta sistematización del texto era importante. Decidimos dejar esta cuestión abierta a críticas y nuevas investigaciones. En cierta medida, es mejor afirmar falsamente que no afirmar nada.
  5. He incluido una version paralela chino clásico vs. lengua española del XunZi. Considero que esto mantendría cierto análisis etimológico futuro, cierta critica textual y permitiría realizar campos semánticos de forma más eficaz y rápida (por ejemplo, las contraposiciones terminológicas: Deseo-Acción, Vida- Muerte, Escucha-Hablar, Sabio-Tonto etc.). Además de permitir al iniciado un acercamiento más científico, a fin de indicar cómo hemos traducido y que criterios pueden ser discutibles, mostrando los múltiples significados de ciertos caracteres o simplemente su oscuridad.

Es así que quiero que el lector concluya la labor mística de la lectura que yo no he podido experimentar implicados en la tarea laboriosa, paciente y cautelosa del acto de traducir. En esta traducción he atendido a la estructura de los argumentos, he seguido fielmente la estructura gramatical, y la rigidez de la composición. Tal vez he descuidado la concreción y selección de los significados justos. Pero la fidelidad al armazón y al esqueleto del pensamiento, al texto sintáctico, es definitiva.

Como digo, la presente traducción se debe a la relectura de varias traducciones en lengua europea y china. Carece de la fidelidad lograda en el texto de Long, recurre a giros gramaticales más familiares a la lengua europeas, contiene recursos y licencias de estilo necesarias pero ausentes en el texto original. No tiene así el ritmo del chino clásico, ni la brevedad típica de las sentencias de 1 a 14 caracteres, aunque la media son 4-6, no entabla una conversación textual con la personalidad autentica del texto original, sino que se guía por una declaración de los contenidos. Es así una traducción suficiente pero no definitiva. Un ejemplo de las prosa de Xun Kuang es su uso de sentencias clásicas de 6 caracteres, simétricas, con igual orden gramatical, y una contraria a la otra.

Esta serie de intercalaciones con igual ritmo, numero de caracteres, buscar más sinónimos, dan una soltura textual característica de los textos clásicos en filosofía china. Por ejemplo,  se usa otra técnica clásica: presentar un personaje bueno, y enumerar sus virtudes, a continuación, presentar al tonto y enumerar sus defectos. Ambos a dos se sostiene en las mismas cadencias rítmicas, la misma estructura gramatical, el mismo número de caracteres, y con un significado perfectamente contrario. La composición en chino clásico tolera este tipo de arquitecturas textuales gracias al uso del carácter como unidad completa de significado. El álgebra tampoco tiene morfología. El carácter monolítico y fructifico del carácter permite este tipo de construcción. Hay cierto constructivismo en los textos chinos. Un orden, una simetría, siempre en busca de una reflexividad. La idea de un texto en donde las ideas se muestren de forma progresiva, en donde a la definición siga inexorablemente una redefinición, un anti ejemplo definitorio, una mate matización de la exposición, una continua conceptualización bajo formas de condicional o analogía, es guía de un objetivo: la conclusión sorprendente, brillante, esto es: aquella que finalmente intenta hacer del texto hago reflexivo.

El trabajo que presento es interesante en la medida en que dice lo mismo sin ser fiel a lo mismo. Dice lo mismo de manera diferente. Este, entre otros, es el misterio filosófico de la interpretación: transmitir lo escrito, el mensaje, lo mismo, a otro lugar, lengua, gramática, a través de lo Diferente, lo variable, lo flexible, el estilo.

Presente está en el curso de estos textos la viva actividad de la Interpretación, y por ende, de la búsqueda de una comprensión suficiente y digna, aun a pesar de que esta se encuentre velada por el paso de los siglos, categorías lingüísticas, o el mero hecho de no tener tiempo.

Traducción, comentarios y análisis de Gong Sun Long Zi

Tratado I – Colección de reliquias

Tratado II – Caballo blanco

Tratado III – Zhi Wu

Tratado IV – Comprender el Cambio

Tratado V – Dureza y Blancura

Tratado VI – Nombres y Hechos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s